La boda de Inma y Carlos fue la primera boda que celebramos en 2020, justo antes del confinamiento mundial y por ello, se ha convertido en una de las bodas más especiales que hemos realizado hasta la fecha.

En una de nuestras fincas favoritas, Los Lavaderos de Rojas en Toledo, donde también estuvimos con María y Javi y podéis ver aquí; tuvimos el placer de ser sus fotógrafos también sus videógrafos de boda, aquí tenéis su trailer. Pero además, nos hicieron sentir como uno más, disfrutando de sus momentos y haciendo un agradecimiento público a todos los proveedores que allí participamos.

Para los preparativos eligieron el hotel Eugenia de Montijo en Toledo. Un precioso hotel boutique de 5*. Inma eligió un vestido con inspiración bohemia de la firma Martha Peters, con la parte de arriba en guipur simulando margaritas. Le quedaba como un guante y sobre todo, se veía cómoda para darlo todo durante el día. Los zapatos en sus colores favoritos en verde botella y mostaza los encargó a medida a la firma Franjul. Carlos eligió un traje de Pungil con un giro inesperado y divertido en su chaleco. Por un lado, cuadros elegantes de estilo inglés en tonos grises y por el otro, de forma reversible que utilizó para la entrada al banquete sin chaqueta, con un estampado de ilustres artistas de la historia como Picasso, Dalí o Goya.

El catering a cargo de Ákera, fue un festín lleno de sabores y sus característicos platos trampantojo, una delicia en todos los sentidos. La decoración floral no podía ser mejor, y fue a cargo de MAUA. Nos encantaron los centros silvestres y la decoración de la ceremonia en tonos azules y verdes. Lo más llamativo de la fiesta sin duda, fue la música por Loventss. Un espectáculo de luces y color para unos novios que no pararon de bailar, cantar y gritar de emoción junto a todos sus invitados. ¡Un auténtico fiestón!