Dicen que uno de los días más felices de nuestra vida es el día de la boda y que otro que supera a este, es el día que nace nuestro hijo. Por eso, es importante recordar esto y qué mejor forma que con una sesión de fotos. Hay dos tipos de fotos de bebé, una cuando aún no llegan a los diez días de vida y que aún conservan su estado de “recién nacido” y otra cuando ya han pasado este periodo y son igual de adorables. Lo aconsejable para esta última es que ya se puedan sentar y mantenerse solitos y que interactúen con sus juguetes y con vosotros mismos. El mejor sitio para realizar las fotos es vuestra propia casa, aunque si queréis más información o tenéis dudas de cómo funciona todo no dudéis en poneros en contacto.